cuerpo danzante.png
GettyImages-1272319404_ravid.jpg

Herencia y ritual en la exposición: “El encuentro del cuerpo danzante”

 

Pero los caminos de ella eran más largos que todos los caminos

que yo había andado en mi vida

- Juan Rulfo, El llano en llamas

Velas, trozos de madera y piedras dispuestas en un mesa larga, fue cómo nos dio la bienvenida la artista sonorense Daniela Plascencia a su exposición “El encuentro del cuerpo danzante” en Tajo Taller. Al entrar fue como si por unos instantes visitásemos un espacio-tiempo distinto y nos invitó a presenciar su propio ritual. Al fondo de la mesa, se vislumbraba un collar hecho de ramas de Guamuchil (Guaje) dedicado a sus ancestras mujeres a manera de agradecimiento. El collar me llevó a pensar en la importancia de honrar nuestras herencias, especialmente con las mujeres que nos preceden, porque al honrarlas a ellas, también honramos caminos andados, nuestras danzas, nuestra tierra y nuestra propia existencia. 

GettyImages-1272319404_ravid.jpg
F1802311-0ECF-4E6F-A28D-82E6936B3921.jpeg
GettyImages-1272319404_ravid.jpg
F4FB91C5-39C5-4927-AFF0-72888C8BBD55.jpeg
701F0FC5-C7CC-4512-90DA-906916817A00.jpeg
Agua Materna

Daniela Plascencia

Cerámica de baja temperatura

31 cm alto x 22 cm ancho

GettyImages-1272319404_ravid.jpg
B3BB49D1-D99D-4E33-A487-B3F3E71E7F3C.jpeg
3DE448F9-1848-48B8-925A-A4123453D9F7.jpeg
Agua Materna

Daniela Plascencia

Cerámica de baja temperatura

16 cm alto x 28 cm ancho

ED8F216E-B58B-4A62-B549-F4DC125C77AB.jpeg
F0A8B9E4-4536-4DA6-9E9A-8C9EDECDD679.jpeg
Viento de conocimiento

Daniela Plascencia

Cerámica de baja temperatura

31 cm alto x 19 cm ancho

DBD29007-4F38-404A-B85B-B2DDF21F684A.jpeg
BDE73703-3E15-4A50-A5AB-81C6C006D4F7.jpeg
Pies en tierra

Daniela Plascencia

Cerámica de baja temperatura

34 cm alto x 16 cm ancho

Siguiendo el recorrido de la exposición, la artista nos presentó su trabajo en cerámica de baja temperatura por medio de vasijas funerarias que representaban a sus guardianes, a su familia, en cada unx de ellxs podíamos presenciar una personalidad muy propia. También a lo largo de la pared había cuadros en cerámica que te permitían sentir un poco de su tierra. Y fue así, que a través de su obra en cerámica la artista nos sumergió en las profundidades de la vida en Sonora, especialmente del Monte de Álamos, a través de las rutas, las grietas y la estética de su obra, nos acompañó con los mayos, los yaquis y los comca’ac (seris), caminamos por las sendas que ella había andado y con las personas que ha con-vivido.

espadasssss.jpg
Duelos en polvo

Daniela Plascencia

Resina con polvo tezontle

15 cm altro x 5 cm ancho

espada1.jpg
espada2.jpg
espada3.jpg
espadaa4.jpg

Nos tomó de la mano y nos sumergió en su propio territorio, nos llevó por sus raíces. Pero también nos compartió cómo esas raíces la ayudaron a su propio camino de regreso a ella. 

Una evocación constante que tuve a lo largo de la exposición fue la huella de libertad que la artista vive y materializa en su obra. Como dice la escritora Ariadna Solís, como mujeres, a veces “la libertad que conocemos tiene más que ver con los saberes y deseos que nos han heredado las mujeres que nos preceden y acompañan”. Pero Daniela Plascencia desarma esos deseos heredados. A través del agradecimiento y el honrar a sus ancestras, se libera y se permite caminar su propio camino. 

Daniela Plascencia en Tajo Taller 0.png
Rastros de la mujer danzante

Daniela Plascencia

Resina con polvo tezontle

18 cm alto x 5.5 cm ancho

Daniela Plascencia en Tajo Taller 3.png
Daniela Plascencia en Tajo Taller 6.png
Daniela Plascencia en Tajo Taller 4.png
Daniela Plascencia en Tajo Taller 2.png
Daniela Plascencia en Tajo Taller 5.png
Daniela Plascencia en Tajo Taller 1.png

Nos tomó de la mano y nos sumergió en su propio territorio, nos llevó por sus raíces. Pero también nos compartió cómo esas raíces la ayudaron a su propio camino de regreso a ella. 

Una evocación constante que tuve a lo largo de la exposición fue la huella de libertad que la artista vive y materializa en su obra. Como dice la escritora Ariadna Solís, como mujeres, a veces “la libertad que conocemos tiene más que ver con los saberes y deseos que nos han heredado las mujeres que nos preceden y acompañan”. Pero Daniela Plascencia desarma esos deseos heredados. A través del agradecimiento y el honrar a sus ancestras, se libera y se permite caminar su propio camino. 

Es como si nos diera el recorrido de su vida y de su ser ancestral. Nos compartió no sólo la esencia de su tierra, sino su propia alma. Desde el uso del barro en colores terracota, la unión, el amor a la familia, el significado de hacer comunidad, de ser-con y devenir con otrxs. Ella así, creando, honra su pasado, su herencia, lo agradece y lo suelta para seguir danzando. La sensación de estar en el lugar fue una invitación a formar parte del ritual, acompañarla en el viaje, y a lo mejor, soltar también nosotrxs un pedacito de lo que ya no necesitamos. Aprehender (con h) y valorar la conciencia de vivir y de estar. 

Isis Yépez 
escritora y curadora independiente